jueves, 2 de mayo de 2013

Olcoz-Eunate y la Astrología V, la leyenda de las puertas


Cuenta Jesús Zulet que la portada románica de la iglesia de San Miguel de Olcoz estaba oculta por un almacén parroquial que se eliminó hacia 1971. Y quince años después se publica por vez primera una leyenda sobre la creación de esta portada y la de Santa María de Eunate, tan similares en muchísimos aspectos. Y la leyenda se fue difundiendo con versiones que iban acompañadas de algunos elementos narrativos distintos. Rafael Alarcón señala que "la leyenda sobre estas portadas la obtuvimos de cuatro informadores distintos, entre 1974 y 1983".  Lo curioso, como he señalado en otro post, es que algunas figuras sirvieron de inspiración para la iglesia de Sainte Foy en Bains, cuya portada, a su vez, fue referente para la portada de Saint-Blaise en Dore-l'Église (también del departamento de Puy-de-Dôme) (véase: Eunate-Olcoz-Bains... y Dore-l'Église, una gran tocata y fuga).




Así fueron los inicios de la difusión de la leyenda, según resume Zulet: "Rafael Alarcón Herrera en la obra A la sombra de los Templarios 1986 recoge la aparición de esta construcción especular y es el primer divulgador de esta leyenda en La otra España del Temple. Leyendas y tradiciones templarias , 1988. Juan Ramón Corpas Mauleón, actual consejero de cultura del Gobierno de Navarra publica una versión casi idéntica en Un sorprendente juego de espejos en el Camino de Santiago de 1993. José Mª Jimeno Jurío en Eunate, hito jacobeo singular, 1998, de la colección Panorama del Gobierno de Navarra precisa que ese relato nace del guarda de Eunate que escucha a vecinos de la comarca una conversación con peregrinos compostelanos en el verano de 1974. Se atribuye el origen a un vecino de Olcoz pero nosotros no conocíamos ni al transmisor ni la historia".

Propuesta policroma de la portada de Olcoz expuesta en el Museo de la Mirada de la Torre

La gran similitud de las dos portadas de Olcoz y Eunate sigue sorprendiendo y provocando hipótesis acerca de su por qué y cual de ellas es el modelo (en mi opinión, la de Olcoz por ser más perfecta, tener un crismón y ser Olcoz pueblo geoestratégico dominando el valle y con torre-atalaya), algunas de las cuales he ido exponiendo en este blog y en mi libro Claves masónicas de los maestros constructores. De Córdoba al Camino de Santiago Navarro.

También se han dado dos interpretaciones astrológicas a sus dos capiteles y figuras del guardalluvias, destacando las de Pablo Alonso Benito (Las estrellas de Eunate) y las de Jesús Zulet. Asimismo el citado Alarcón Herrera ha dado igualmente su interpretación y otros autores como J.García Atienza y Carlos Galindo. Y seguirán las interpretaciones "in saecula saeculorum"...

No voy a entrar a realizar mi particular interpretación. He ido ya mostrando algunas interpretaciones que Zulet realiza de ambas portadas y ahora quisiera centrarme en algunos paralelismos simbólicos que supone que existen entre diversos elementos de la leyenda, la topografía de la zona y la astrología-astronomía.

La versión de la leyenda escrita por Rafael Alarcón es la siguiente:

"La Orden del Templo de Jerusalén había comenzado la construcción de Eunate. Antes de terminar y sin haber hecho todavía la puerta principal el maestro de obras se ausentó largo tiempo. Los templarios en vista de su tardanza recurrieron a un viejo cantero local, un jentilak (hijo y nieto de canteros) de portentosas facultades, quien finalizó la tarea con perfección y celeridad en tres días. Cuando regresó el primer constructor se quejó por la intrusión. El abad, adusto guerrero templario, recriminó su soberbia y le emplazó a realizar otra nueva en las mismas condiciones.

 Ante lo irrealizable de la empresa vagó desesperado hasta que encontró a una joven bruja-lamiñak en las Nekeas. Ésta le brindó su ayuda: “Debes esperar a la noche de San Juan. Acudirá a bañarse ritualmente en el río una gran serpiente. Antes de zambullirse depositará en la orilla con sumo cuidado un piedra que siempre guarda en su boca. Es la piedra de la luna que has de recoger e introducir en esta copa de oro llena de agua. Presto alcanza el portal de Eunate frente al que habrás colocado una nueva obra con piedra sin tallar. Al salir la luna, cuando la invoques, su luz reflejada en el cáliz obrará el prodigio reproduciendo los caracteres de la piedra en la nueva fábrica. No debes agitar el agua y has de devolver la piedra que cogiste”.

El maestro de obras cumplió fielmente las recomendaciones que había recibido. Y tal y como había anunciado la joven lamiñak se levantó una nueva portada simétrica a la anterior. Aparecieron pequeñas diferencias por el temblor del agua como consecuencia de la emoción del momento. Al día siguiente cuando el jentilak vio la réplica, sintiéndose engañado, encolerizado arrancó la puerta y le atizó tal golpe que la mando por los aires hasta Olcoz. Y allí permanece hasta hoy".

Mediante la técnica de la amplificación mitológica-simbólica Zulet considera que en esta leyenda hay referencias al demiurgo platónico, al relato gnóstico de la perla... Asimismo estima que hay fundamientos astronómicos para esta leyenda puesto que considera que las figuras que en ella aparecen "se corresponden una a una con las constelaciones que vemos en la noche de S. Juan si miramos hacia el sur desde el escenario de la ermita de Eunate y que se van ocultando en el horizonte tras el ocaso del sol".

He aquí, como muestra de la interpretación dada por Jesús Zulet, dos de sus paneles:





Como Jesús Zulet ha explicado  suficientemente su hipótesis astronómica de la leyenda de las portadas de Olcoz-Eunate, a ella redirijo al internauta interesado.