miércoles, 1 de mayo de 2013

Olcoz-Eunate y la Astrología III, Matricial Divinidad


Hace ya bastantes años escribí el ensayo "Simbolismo arquetípico de las romerías marianas, Águedas, Reinas y Damas de las fiestas"  (Revista de Soria, n º 12, 1996, pp. 9-26), dedicando ocho páginas muy densas a diversos aspectos arquetipales vinculados a la Virgen María y que desarrollé en los epígrafes: "Punto de partida antropológico", "Mariología y Mitología", "María y Anima".
Imágenes que acompañaron a la parte primera de este ensayo en Revista de Soria
 Con el paso de los años aquel análisis antropológico y esencialmente junguiano-simbólico sigue teniendo su validez pero he ido enmarcándolo en otro "ouroboros" más primigenio gracias a la lectura de René Guénon y de otros autores tradicionalistas (Ananda K. Coomaraswamy, Frithjof Schuon, Jean Hani).


Asimismo la relectura reciente de diversos pasajes del libro La Gran Madre del junguiano Erich Neumman, han completado -de momento- mi "proceso arquetipológico" en torno a la Gran Diosa y, por tanto, en la Virgen María que es el gran "cebo" al que acuden todos los "peces cristianizados" de las proyecciones arquetipales de la Gran Diosa - la cual deriva a su vez del GranYin de la Imaginación Creadora Matricial de la Divinidad.

Al encontrarme el pasado 17 de abril en Olcoz con el estudio de arqueoastronomía-arqueotopografía realizado por Jesús Zulet ha resurgido mi búsqueda de "datos comprensores" para enmarcar el papel desarrollado por la constelación de Astrea-Virgo en la construcción de Santa María de Eunate y San Miguel de Olcoz (tal y como lo expone Zulet basándose en el impacto numinoso del mapa estelar visionado durante el eclipse de sol de 1178.

Asimismo hubo otras fechas arqueotopográficas muy importantes relativas a Astrea-Virgo.

Si nos fijamos en la imagen siguiente vemos que tres grandes "proyecciones astrológicas-astronómicas" de la Gran Diosa (Virgo, Luna y Venus) confluyeron y que además Virgo estaba "embarazada del sol" y Mercurio estaba en su entorno. Una constelación arquetipal de órdago, dicho en términos coloquiales. La Crátera igualmente es "Yin" y el Dragón lo es en su aspecto de "Madre Terrible" (en términos junguianos).



En un artículo anterior he resumido las referencias a María y a San Miguel en el Apocalipsis de Juan que pueden aplicarse a los templos de Eunate y Olcoz. Ahora quisiera subrayar la fascinación-conmoción-numinosidad del Gran Femenino, del Gran Yin Matricial de la Imaginación Creadora Divina que, en su despliegue-efusión-descenso procesional por los Estados Múltiples del Ser se diversifica en diversos arquetipos de divinidades femeninas en torno a la Gran Diosa-Prakriti, la cual es percibida como la Generadora de la Vida y de todas las formas posibles de la Manifestación Universal (uno de cuyos mundos es el del planeta Tierra y, como microcosmos, el ente psicosomáico llamado ser humano). Asimismo, su simbolismo alcanza el aspecto maternal de la Iglesia Católica en sí misma, así como de los propios edificios religiosos (las iglesias, catedrales, ermitas...).

Nada más quiero añadir. Más vale dejarlo así, evocando el Misterio Matricial de la Divinidad Creadora (de la que hablé en el libro Perdidos en el Mundo Imaginal).

La Virgen Sedente en su Trono acogiendo al Niño en Santa María de Eunate, en la "cueva matricial del ábside"